Hace 25 años, la figura del Dr. René Favaloro comenzaba a transcender más allá de su destacada labor como médico.

Tenaz e innovador, no dudó en instalarse en páramos recónditos para ejercer su profesión entre los sectores más desprotegidos como tampoco, llegado el momento, en partir hacia tierras lejanas para perfeccionar sus conocimientos hasta desarrollar técnicas innovadoras en el campo de la cirugía cardiovascular, siempre sin olvidar su costado social, sosteniendo entre sus colegas que “El acto médico debe estar rodeado de dignidad, igualdad, piedad cristiana, sacrificio, abnegación y renunciamiento”.


También manifestaba que “Cuanto más destacada sea nuestra posición individual más grande será nuestro compromiso social. Ha llegado la hora de trabajar con humildad y modestia verdaderas. Hay que aprender a no marearse con las alturas de la montaña. En la montaña de la vida nunca se alcanza la cumbre”.


Su estatura ética y su aporte a la medicina dejan una marca que permanecerá indeleble por generaciones.
El homenaje que desde este municipio decidimos hacerle desde el momento en que le impusimos a nuestro primer Hospital Intermedio Municipal, pretende ser un humilde reconocimiento a su compromiso social desde temprana edad.

Comentarios

Comentar artículo