Y ante la plaga de lesiones, los eternos Kroos y Modric

Kroos y Modric tras el partido del Real Madrid ante el Unión Berlín (REUTERS). (Rodrigo Jiménez/)

La planificación del Real Madrid ha cambiado drásticamente en las últimas semanas. A la lesión de Ceballos se unieron las molestias de Bellingham en el hombro y, más recientemente, las de Aurélien Tchouaméni y Eduardo Camavinga. “Tras las pruebas realizadas hoy a nuestro jugador Eduardo Camavinga por los Servicios Médicos del Real Madrid se le ha diagnosticado una rotura del ligamento lateral externo en su rodilla derecha. Pendiente de evolución”, reza el comunicado el club blanco sobre el estado físico del futbolista francés, que sufre una lesión más grave de la esperada en un primer momento, cuando se le diagnosticó un esguince de rodilla por parte de la federación francesa. La mayor gravedad de la lesión, diagnosticada por los servicios médicos del conjunto blanco, le mantendría fuera de los terrenos de juego hasta mediados de enero, es decir, unos dos meses sin jugar.

Con él y Tchouaméni apartados de los terrenos de juego, Ancelotti deberá echar mano de unos viejos conocidos cuyo protagonismo había caído esta temporada, pero que ahora se vuelven imprescindibles: Modric y Kroos. Juntos, pero no revueltos. Ambos arrancaron el curso liguero en el banquillo, lejos de su hábitat natural. Pero Kroos se hizo pronto con un puesto en el once fijo, especialmente en los partidos que requieren más vigor ante la Real Sociedad, Atlético, Girona, Nápoles, Sevilla, Barcelona… El caso de Modric es mucho más significativo, pues fue suplente en el Diego Armando Maradona, en el Clásico, en el Pizjuán… escenarios en los que Kroos sí fue de la partida.

Te puede interesar: La millonaria cantidad de dinero que tendrá que pagar la FIFA al Barça por la lesión de Gavi con la selección española

“Nadie está contento cuando no juega”

Una situación extraña para el croata. “Nadie está contento cuando no juega. Después de toda mi carrera, esa sensación me resulta especialmente extraña. Pero el entrenador lo decidió por sus propios motivos. El Madrid quería que me quedase y yo tenía el mismo deseo. Mi única condición para quedarme era que me trataran como un jugador competitivo, y que no me mantuvieran en la plantilla basándose en méritos pasados. Me dijeron que nada cambiaría en mi estatus, y por eso firmé. Soy consciente de que tenemos mucha competencia en el medio campo, que estos jóvenes son jugadores de primer nivel. Trabajaré para estar entre los protagonistas de esta temporada. Veremos cómo se desarrollan las cosas, si en un futuro resulta que ya no soy importante, entonces pensaría qué hacer. Me llegaron otros intereses, pero mi objetivo siempre ha sido el Real Madrid”, explicó recientemente.

Conclusiones basadas en los hechos. El tiempo de Modric y Kroos juntos ha sido residual hasta el momento, han coincidido sólo en diez partidos y apenas han sumado 227 minutos juntos. A eso se une el nuevo rol que Ancelotti ha conferido a la dupla, mucho más centrado en el control de los partidos en las segundas partes que para arrancarlos. Únicamente han sido titulares una vez, en el derbi del Metropolitano, y el resultado al descanso, 2-1 para el Atlético, provocó que a Ancelotti decidiera a retirar a Modric y dar entrada a Joselu en su lugar.

El último baile

El resto de sus apariciones conjuntas han sido encarando el final de los duelos, con el equipo más centrado en ordenarse y no encajar que en dañar al rival. Pero las circunstancias ahora otorgan una vida extra a la pareja de veteranos. “Ya no pueden jugar juntos”. Una sonrisa atravesaba la cara de Toni Kroos cuando la temporada pasada escuchaba la afirmación. “Es algo que se dice muchas veces, pero…”. Sin sonrisa y con gesto más serio, Luka Modric no ocultó en Anfield que esa declaración le fastidia: “Me molesta, porque parece que ahora Toni y yo no podemos jugar juntos”.

Te puede interesar: El Barça ratifica la gravedad de la lesión de Gavi: adiós a la temporada y peligra su presencia en los Juegos Olímpicos y Eurocopa

La dupla formada por Kroos y Modric es patrimonio de la historia del Real Madrid y del fútbol universal. En sus botas aún quedan pasos de baile por dibujar sobre el escenario. El alemán es la opción más natural que dispone Ancelotti para el pivote ante el Cádiz y el croata, su mejor acompañante. Valverde podría hacer peligrar la dupla, pero un cambio de posición haría que el Madrid perdiese recorrido, presión en campo contrario y el blindaje de la banda derecha. A Kroos y Modrc aún les queda un último baile. Ya lo dice el sabio refranero español, a canas honradas no hay puertas cerradas, y las del equipo blanco las tienen abiertas de par en par.




Fuente: https://www.infobae.com/espana/2023/11/21/y-ante-la-plaga-de-lesiones-los-eternos-kroos-y-modric/

Comentarios

Comentar artículo